Morelia, Michoacán.- “Uno de los impactos que el ser humano hace al medio ambiente es  ‘el consumo’, principal factor que pone en peligro la sustentabilidad del planeta, de ahí que el primer problema por afrontar es pasar de la ignorancia al conocimiento y con ello impulsar el cambio de actitud”, así lo manifestó el doctor Rafael Lara Hernández, subdirector Académico del Instituto Tecnológico de Morelia (ITM); en el marco inaugural del XVII Evento de Investigación “Tecnología Alimentaria e ingeniería Ambiental”.

Este evento de inauguración se desarrolló en el Gimnasio-Auditorio Heber Soto Fierro del ITM, “José María Morelos y Pavón”, y fue organizado por el Departamento, la Academia y el Consejo Estudiantil de la Carrera de Ingeniería Bioquímica. Las actividades forman parte de la 1ª Semana de Oxigena Tus Ideas II. En la inauguración de la semana de actividades, el subdirector Académico, en representación del director  del ITM, Paulino Alberto Rivas Martínez, precisó que estas acciones son para integrar el quehacer educativo la sensibilización y la consciencia sustentable, porque desde hace más de diez años se busca incidir en el presente y el futuro del planeta.

Durante la semana que dura el evento, los alumnos presentarán 64 proyectos y los mejores concursarán en el Evento Nacional de Innovación Tecnológica en la fase local que será el 16 de junio, donde el ITM ha ocupado las primeras posiciones.

Los participantes deberán integrar el conocimiento y la consciencia para pasar a la acción a través de integrar proyectos que deberán contribuir a mejorar el entorno.

En este primer día de actividades, el doctor en Ciencias, Juan Gaulberto Colli Mull,  presentó la ponencia “Back to origen: Base de la sustentabilidad” y la exposición de carteles por alumnos de Taller de Investigación I.  En la semana se presentarán trabajos de las asignaturas de Desarrollo Sustentable e Ingeniería de Proyectos.

La jefa del Departamento de Ingeniería Química y Bioquímica, Dora Cecilia Valencia Flores, precisó que los mejores proyectos son innovaciones que coadyuvan a disminuir el costo o aumentar la productividad.

Los trabajos del área de Alimentos están enfocados a mejorar el valor nutritivo de los mismos cuya finalidad es impactar en la industria al momento de que egresan; en la rama de Ingeniería Ambiental están relacionados con la necesidad de disminuir la contaminación y aumentar la efectividad de la tierra para producir mejores cultivos, entre otros.

La también doctora en Ciencias en Tecnología y Ciencia de los Alimentos precisó que se enfocan todo tipo de alimentos para analizar y presentar proyectos. Actualmente un grupo de jóvenes está por presentar su proyecto en la fase nacional, el cual consiste en la elaboración de un edulcorante a partir de una planta y se está ayudando con el aporte de microorganismos, con ello, los alumnos están produciendo gilosa.

Algunos de los proyectos que se expondrán son: Elaboración de un alimento funcional a base de guanábana (Annona Muricata) y cascarón de huevo de gallina (Gallus Domesticus) para tratar y prevenir la osteoporosis y la litiasis renal; Elaboración de producto a base de una pasta de higo (Ficus CaricaL.); Arhani: Harina de maíz adicionada con Spirulina Máxima; Formulación de una barra de cereales con capacidad inhibidora de precursor de la síntesis de cortisol; Activación de la enzima sorbitol deshigrogenasa para su potencial uso en la prevención de la catara; Diseño de un destilador solar para agua de mar y Producción de bioetanol a partir del bagazo del sorgo; entre otros.

En la inauguración también estuvieron presentes: la MCTC Ma. Lourdes Aguilar Yépez, presidenta de la Academia de Ingeniería Bioquímica; el M.C. Cristian Martínez Cámara, coordinador de Gestión Ambiental del ITM y en representación de la carrera en el Consejo Estudiantil, Karen Figueroa.

Cabe precisar que actualmente son alrededor de 500 estudiantes de la carrera en Ingeniería Bioquímica y la demanda de ingreso se ha incrementado en más de un 15 por ciento respecto a la perspectiva de crecimiento que se tenía, esto se debe, principalmente porque los egresados están bien posicionados en la industria y en el ámbito académico.

El 50 por ciento de los egresados se quedan a laborar en las empresas donde realizan sus residencias profesionales y el 25 por ciento logra colocarse rápidamente en escuelas de posgrado para continuar su preparación académica. Esto se debe al prestigio del ITM por la preparación de su personal académico y el nivel de aprendizaje de su alumnado, lo que ha caracterizado a sus egresados por tener una gran aceptación en el campo laboral.

La carrera de Ingeniería Bioquímica se ofrece en el ITM desde hace 24 años, es la tercera ocasión que recibe la acreditación y está por obtener la acreditación internacional a través de Consejo de Acreditación de la Enseñanza de la Ingeniería que seguramente podrán adquirir en el 2018.

Fuente: http://www.marmorinforma.mx