Ejemplares   Suscripción   Educación a distancia   Sobre Revista  Contáctenos

::Revista Bioanalisis::

 

 

 




 

 Novedades  
 
25º Aniversario de ETC internacional
  Ver
 
VALOR DEL SEDIMENTO URINARIO EN EL DIAGNÓSTICO DE MALACOPLAQUIA
  Ver
 
Epidemiología, diagnóstico y tratamiento de la trombosis venosa profunda de las piernas y de la embolia pulmonar
  Ver
 
Descubren una bacteria intestinal que genera fragmentos tóxicos del gluten
  Ver

 ACCESO A USUARIOS

  Usuario
 Contraseña
 Olvidó su contraseña? Haga click aquí
 Aún no es usuario? Suscribase aquí
 Recibe la edición impresa, pero no tiene usuario y contraseña.Haga click aquí

 Ejemplares

Novedades Buscador de Notas Agenda de Curso y Congresos Bioagenda Publique su investigación Escribe el lector

 Suscripción

Edición Impresa Web ( solo fuera de Argentina)

 Educación a distancia

Cursos Centro de encuentro de profesionales
   


 Sobre Revista Bioanálisis

Staff Características de la publicación Distribución de la publicación Espacios Publicitarios Contáctenos

Revista Nº 67 Enero-Febrero 2016

Sumario Editorial Diagnstico Bioqumico Agenda Arte Bioagenda

Diagnstico Bioqumico


Calprotectina fecal: un nuevo marcador en gastroenterología

Autor: Chavez Vanesa P1; Nuñez Taquia2, Guillermo G.

En la actualidad, para llegar al diagnóstico de ciertas enfermedades inflamatorias intestinales y establecer la severidad del cuadro, es necesario un abordaje invasivo para el paciente mediante colonoscopia, radiografía con medio de contraste, etc. Un gran porcentaje de pacientes pediátricos deben someterse a tales estudios, y sumado al hecho de que es difícil armonizar los resultados clínicos, endoscópicos e histológicos, es necesario contar con un marcador que pueda evaluarse mediante una prueba no invasiva, objetiva y reproducible con el fin de detectar este tipo de patologías.

Se sabe que existen determinadas moléculas que son excretadas en materia fecal y que reflejan los procesos que tienen lugar en la luz y en la mucosa intestinal. Sin embargo, se demostró que estas moléculas son altamente inestables, hecho que dificulta su aplicación en la clínica. (1) Por estos motivos, en los últimos años se intentó buscar marcadores cuya detección fuera fiable, sencilla y reproducible y que permitieran detectar a los pacientes que padecen una enfermedad funcional y orgánica y, con ello, seleccionar a los que deben someterse a exploraciones complementarias invasivas y costosas. La presencia de múltiples proteínas y enzimas liberadas por los granulocitos neutrófilos durante el proceso inflamatorio constituyó un punto de partida para evaluar estos procesos. En la década del 70, se descubrió una proteína localizada en la fracción citosólica de los neutrófilos humanos que fue luego purificada y caracterizada en 1993 por el grupo de Oslo. A esta proteína se la denominó calprotectina, un heterodímero de 36,5 KD constituido por tres subunidades unidas por enlaces no covalentes. (2)

La calprotectina se encuentra mayo-ritariamente en las células del epitelio escamoso, en los neutrófilos y los macrófagos. En este último tipo celular, la calprotectina constituye el 60% del citosol y se demostró que su presencia está asociada a procesos infecciosos, inflamatorios y neoplásicos tanto en plasma como en otros fluidos corporales tales como el líquido sinovial, la saliva, el líquido cefalorraquídeo, la orina y las heces, presentándose en este último hasta 6 veces más concentrada que en el resto de los fluidos. Se sugiere que la llegada de los granulocitos a los tejidos como respuesta a los mecanismos inflamatorios sería la causa de este aumento de calprotectina, la que a su vez, por un mecanismo de retroalimentación positiva, perpetuaría el proceso inflamatorio. La calprotectina tiene la capacidad de inhibir enzimas que emplean zinc como cofactor y que son necesarias para la liberación de citoquinas proinflamatorias y para el crecimiento invasivo de tumores. Debido a estas, razones, se le otorgó un papel importante en la regulación de la inflama-ción y los procesos neoplásicos.

La calprotectina tiene propiedades bacteriostáticas y fungistáticas, no se secreta activamente a partir de los neutrófilos, pero se libera luego de la muerte o disrupción celular induciendo apoptosis en otras células.
[+] Descargar documento relacionado     

Copyright 2013 - Revista Bioanalisis de Grupo Bio SRL - Rodriguez 8087 Carrodilla Mendoza - Argentina Tel. (54 261) 4363473
Todos los derechos reservados - Términos y condiciones legales - Seguinos en - Descarga de intérpretes PDF