Ejemplares   Suscripción   Educación a distancia   Sobre Revista  Contáctenos

::Revista Bioanalisis::

 

 

 




 

 Novedades  
 
25º Aniversario de ETC internacional
  Ver
 
VALOR DEL SEDIMENTO URINARIO EN EL DIAGNÓSTICO DE MALACOPLAQUIA
  Ver
 
Epidemiología, diagnóstico y tratamiento de la trombosis venosa profunda de las piernas y de la embolia pulmonar
  Ver
 
Descubren una bacteria intestinal que genera fragmentos tóxicos del gluten
  Ver

 ACCESO A USUARIOS

  Usuario
 Contraseña
 Olvidó su contraseña? Haga click aquí
 Aún no es usuario? Suscribase aquí
 Recibe la edición impresa, pero no tiene usuario y contraseña.Haga click aquí

 Ejemplares

Novedades Buscador de Notas Agenda de Curso y Congresos Bioagenda Publique su investigación Escribe el lector

 Suscripción

Edición Impresa Web ( solo fuera de Argentina)

 Educación a distancia

Cursos Centro de encuentro de profesionales
   


 Sobre Revista Bioanálisis

Staff Características de la publicación Distribución de la publicación Espacios Publicitarios Contáctenos

Revista Nº 7 Enero - Febrero 2006

Sumario Editorial Diagnstico Bioqumico Investigacin Entrevista Gacetilla Bioqumica Empresarial Educacin y docencia Eventos Escribe el Lector Agenda Arte Bioagenda

Escribe el Lector


Un espacio para expresarse

Autor: Dr. Enrique Iovine Ex Prof. Asoc. De Qumica Biolgica Patolgica de la Facultad de Farmacia y Bioqumica de Buenos Aires Ex Presidente de la A.B.A. (por 9 perodos consecutivos) Ex Presidente del Colegio Oficial De Farmacuticos y Bioqumicos de

Buenos Aires, octubre 13 de 2005

Sr. Director de la Revista Bioanlisis
Dr. Sergio Sainz

De mi consideracin:

Tengo el agrado de dirigirme a Ud. a los efectos de elevar a su consideracin la posibilidad de publicar en su hermosa revista los conceptos que denomino Apostillas sobre una entrevista, referidos a la que le hicieron a la Sra. Presidente de la A.B.A., Dra. Silvia Morilla. Dicen as:

- He ledo con gran inters los conceptos expresados por la Dra. Silvia Morilla, Presidenta de la A.B.A. en una entrevista que le realizara la Revista Bioanlisis. Me unen a ella una amistad de varios aos y no puedo dejar de reafirmar mi simpata hacia su excepcional personalidad. Por eso estoy seguro de que no tomar a mal algunas apostillas correctivas que me han surgido de la lectura de sus lneas.

Al comenzar la entrevista menciona justicieramente al Prof. Dr. Juan A. Snchez como al artfice creador de nuestra carrera profesional: la Bioqumica.

El Dr. Snchez era farmacutico y qumico y quiso que la profesin farmacutica se coronase con un Doctorado en Bioqumica y Farmacia. No debe olvidarse que en aquella poca, como en la que me toco vivir a m, las carreras de Farmacia y Bioqumica estaban ntimamente ligadas y se estudiaban en la Facultad de Ciencias Mdicas de Buenos Aires, en la escuela de Farmacia. Sin embargo, el Dr. Snchez no tuvo nada que ver, como afirma Morilla con la creacin de la ABA, acontecida el 3 de septiembre de 1934, es decir, 16 aos ms tarde de la creacin de la carrera, como obra de once voluntades que fueron los Dres. Brodersen, Cresta, de Simona, De Dionigi, Gambino, Giudice, Insa, Lpez, Poire, Quesada y Scotto, mencionados alfabticamente.

No fue tampoco a los 10 aos de la iniciacin de los Triduos que comenzaron los congresos. En efecto, el primero de ellos aconteci en noviembre de 1969, despus de haberse realizado 33 Triduos, tampoco las Jornadas comenzaron hace 20 aos. Las primeras fueron realizadas en 1972, durante el desarrollo del segundo Congreso de Bioqumica en octubre de ese ao, con el nombre de Simposio de la Enseanza y Ejercicio Profesional de la Bioqumica, en Huerta Grande, Prov. de Crdoba, con la presidencia del ilustre Prof. Dr. Santiago A. Cesi. En noviembre de 1981, los Simposios pasaron a denominarse Jornadas y esas, las octavas, tuvieron lugar en la Capital Federal en ocasin de la realizacin del V Congreso Argentino de Bioqumica y fueron presididas por el Dr. Horacio Rodrguez.

Con gran emocin reafirmo los conceptos de la Dra. Morilla acerca de la modalidad de las reuniones de la A.B.A. de antao, sobre todo de las realizadas en el interior del pas donde la institucin era esperada anualmente con ansias por la grey bioqumica vida de adquirir conocimientos y experiencia en la conduccin del movimiento cientfico- profesional bioqumico. Fueron aos inolvidables en los que vertimos esfuerzos y sembramos experiencia, cario de la actividad y lecciones de tica profesional. Toda esta bullente actividad esta documentada en la Historia de la A.B.A., que fuera publicada desde el ao 1984 (ao del jubileo de la institucin) en forma fascicular en la Revista de la entidad. La autora de esa historia correspondi a los Dres. Carnevale Bonino, Giudice, Iovine, Luraschi y Rodrguez, mencionados alfabticamente.

Por lo dems, comparto plenamente otros conceptos de la Dra. Morilla y me alegra que mencione el indiscutido derecho de los bioqumicos para exigir el encaramiento especfico del problema de la eliminacin de efluentes o de la utilizacin de agua potable. El manejo de las actividades especficas faculta al bioqumico por ser el profesional especfico en las cuestiones de tratamiento de las acuciantes cuestiones del medio ambiente. Por otra parte, bueno sera tambin recordar que los bioqumicos deben incursionar en otros campos adems del clnico, como lo son el de la Bromatologa y Toxicologa, que por descuido inadmisible y falta de apoyo docente hemos ido perdiendo, lamentablemente.

Estoy de acuerdo con la Dra. Morilla cuando dice que los bioqumicos tenemos que cambiar de mentalidad porque la Bioqumica ha cambiado como profesin y que debemos tener la tecnologa como aliada y no como amenaza. Yo agregara con nfasis cuando aquella no expuesta al servicio de intereses espreos. Por eso aplaudo su intencin de apoyar el recurso de institucin de laboratorios de alta complejidad y la constitucin de cooperativas regionales para abaratar costos y poder realizar este tipo de determinaciones indispensables en el horizonte actual de la Medicina Moderna.

La Bioqumica debe ser considerada como profesin y como ciencia. En el primer aspecto predomina, en razn del manejo de la metodologa analtica, el criterio reduccionista. En el segundo, debe en cambio primar el enfoque sistmico, desde que est demostrado que las propiedades emergentes resultan de la sumacin de actividades bioqumicas en el organismo vivo. Nada de lo que acontezca en alguna regin del organismo deja de tener influencia sobre el resto del mismo. Difcilmente encontremos profesiones como la nuestra que ofrezcan un marco cientfico tan proteico y tan fascinante. Es que la vida es un fenmeno bioqumico y biofsico que se manifiesta por las variaciones cunticas a distinto nivel. Por el enfoque holstico actual, en abierta colisin con los conceptos de la fsica cartesiano-newtoniana, se est comenzando a encarar el fenmeno vital de otra forma, resultando decisivos los trabajos del gran qumico Prigogine, con sus configuraciones lejos del estado de equilibrio.

En cuanto a un aspecto de la Bioqumica aplicada la labor del bioqumico clnico no debe limitarse solamente al crculo estrecho de su lugar de labores sino que tambin debe expandirse hacia los mdicos, a quienes tenemos la obligacin y la facultad plena de asesorar en todo lo que sea necesario a fin de que quede bien interpretado el cuadro bioqumico de la noxa. De ah la importancia de continuar en forma permanente la tarea de aggiornamiento.

A pesar de mis aos contino la tarea profesional y trato de mantener con permanencia mi actualizacin en los distintos campos de la Bioqumica Clnica. En ese sentido me defino como un bioqumico generalista, porque incursiono en los distintos predios de la actividad bioqumica.

Aprovecho estas lneas para hacer llegar a la Dra. Morilla toda la expresin ms sincera de admiracin por su talento y su apasionada entrega a la ms hermosa profesin del mundo, y creada por primera vez en nuestro pas y paradigma para otros que la adoptaron.

Asimismo, extiendo este mensaje hacia el Dr. Hctor vila, con quien hemos compartido tantas jornadas de lucha por la reivindicacin de los derechos de nuestra profesin y que escribiera tan emotivas lneas en el nmero 3 de esta revista, en homenaje al Dr. Snchez y al origen del Da del Bioqumico.

Saludo a Ud. con gran aprecio.


P.D.: Cuando ya haba redactado estas apostillas me lleg el nmero 5 de la revista Bioanlisis en el que la Dra. Silvia Morilla hace aclaraciones sobre algunos deslices incurridos en su entrevista con el representante de la publicacin. Ello, en consecuencia de haberle hecho yo notar telefnicamente esos errores y anuncindole que enviara una nota aclaratoria para agregar algunos detalles histricos ms y por el imperioso deseo de comunicarme con Uds. para felicitarlos por la revista. Asimismo, dada la gran amistad que me liga a la Dra. Morilla estoy seguro de que ella no se sentir molesta.

Copyright 2013 - Revista Bioanalisis de Grupo Bio SRL - Rodriguez 8087 Carrodilla Mendoza - Argentina Tel. (54 261) 4363473
Todos los derechos reservados - Términos y condiciones legales - Seguinos en - Descarga de intérpretes PDF