Ejemplares   Suscripción   Educación a distancia   Sobre Revista  Contáctenos

::Revista Bioanalisis::

 

 

 




 

 Novedades  
 
25º Aniversario de ETC internacional
  Ver
 
VALOR DEL SEDIMENTO URINARIO EN EL DIAGNÓSTICO DE MALACOPLAQUIA
  Ver
 
Epidemiología, diagnóstico y tratamiento de la trombosis venosa profunda de las piernas y de la embolia pulmonar
  Ver
 
Descubren una bacteria intestinal que genera fragmentos tóxicos del gluten
  Ver

 ACCESO A USUARIOS

  Usuario
 Contraseña
 Olvidó su contraseña? Haga click aquí
 Aún no es usuario? Suscribase aquí
 Recibe la edición impresa, pero no tiene usuario y contraseña.Haga click aquí

 Ejemplares

Novedades Buscador de Notas Agenda de Curso y Congresos Bioagenda Publique su investigación Escribe el lector

 Suscripción

Edición Impresa Web ( solo fuera de Argentina)

 Educación a distancia

Cursos Centro de encuentro de profesionales
   


 Sobre Revista Bioanálisis

Staff Características de la publicación Distribución de la publicación Espacios Publicitarios Contáctenos

Revista Nº 47 Setiembre - Octubre 2012

Sumario Editorial Diagnstico Bioqumico Investigacin Gacetilla Bioqumica Empresarial Agenda Arte Bioagenda

Investigacin


Atencin bioqumica: el nuevo ejercicio profesional

Autor: Mariel E. Alejandre (1), Leticia B. Madalena (2), Mara B. Di Carlo (3), Marcela Pandolfo (4), Jos Oyhamburu (5), Marcelo Peretta (6), Silvia Iglesias (7), Jorge Schmidt (8), Alberto Boveris (9). Facultad de Farmacia y Bioqumica, Universidad de Buen

Resumen

La Atencin Bioqumica plantea una actualizacin y una reconversin del ejercicio profesional basada en un cambio de paradigma, de uno centrado en la tcnica analtica a uno centrado en el paciente. El nuevo paradigma debe instalar un nuevo eje para la enseanza y el ejercicio profe-sional, optimizando las fases preanaltica y posanaltica del anlisis clnico. La atencin al paciente en la fase preanaltica implica: capacitar al personal tcnico y admi-nistrativo, informar al paciente respecto de los estudios requeridos, y controlar la adecuada prescripcin mdica de las determinaciones, esto ltimo originado en una entrevista previa con el paciente. La optimizacin posanaltica del ensayo, integra e interpreta los datos obtenidos para lograr una conclusin analtico-bioqumica, que a su vez, se integra en el diagnstico mdico y ayuda al paciente en un mejor manejo de su situacin clnica y personal. El gran desafo actual y futuro de la profesin bioqumica es su efectiva participacin en la medicina preventiva, a travs de estudios analticos de baja complejidad y en vnculo directo con el paciente. La Atencin Bioqumica es, finalmente, una cuestin de relaciones personales, directas, profesionales y responsables entre el bioqumico y la poblacin, con el objetivo de asegurarle una mejor calidad de vida.

1. Historia de la Profesin Bioqumica.

Si bien la Bioqumica es hoy una profesin consolidada en nuestro pas, desde sus comienzos en el primer cuarto del siglo pasado se vio influenciada por las demandas y actualizaciones propias de la evolucin cientfico-tcnica y social. As, en la segunda dcada del siglo XX, los emergentes requerimientos en el campo de la salud y las necesidades del diagnstico clnico definan la necesidad de un nuevo actor en el equipo de salud que pudiera oficiar de nexo entre los anlisis fsicos y qumicos realizables en los fludos biolgicos, sangre y orina fundamen-talmente, y los procesos mdicos de diagnstico. Este concepto inspir y dio origen a la iniciativa del Prof. Juan Antonio Snchez, Doctor en Qumica y Profesor de Qumica Analtica de Medicamentos, y por entonces Consejero por la Escuela de Farmacia de la Facultad de Ciencias Mdicas de la Universidad de Buenos Aires, quien propuso la creacin de la Carrera de Doctorado en Bioqumica y Farmacia como un perfeccionamiento de la carrera de Farmacia.(1) Creada el 28 de noviembre de 1919, la carrera de Bioqumica (ttulo abre-viado) forj egresados que rpidamente adquirieron prestigio e identidad propia, transformndose en los profesionales expertos en reactivos y tcnicas analticas artesanales, aptas para ser ejecutadas en los laboratorios rudimentarios y en la trastienda de las farmacias de esas pocas.

Los nuevos profesionales univer-sitarios desarrollaron rpida y eficazmente, desde la docencia universitaria y desde la prctica privada, todas las reas de incumbencia profesional y para la mitad del siglo, los bioqumicos provean un actualizado servicio analtico para el diagnstico clnico. Simultneamente, desde la incipiente investigacin cientfica en el pas, los bioqumicos aportaron al desarrollo del conocimiento cientfico en el campo de la fisiologa y de la bioqumica, nacida en esa poca como disciplina o rea de la ciencia.

En la segunda parte del siglo XX, despus de la Segunda Guerra Mundial, se sucedieron profundos cambios en el mundo, una verdadera revolucin, que podra resumirse en el concepto de una mayor utilizacin de la tecnologa y del conocimiento cientfico en todos los campos de la actividad humana. Estos cambios se introdujeron en nuestro pas y modificaron la situacin profesional de los bioqumicos, los que afortunadamente estaban preparados para los nuevos modos de aplicacin de la bioqumica al diagnstico mdico. En las dcadas del 60 y del 70, la profesin bioqumica estaba en franco desarrollo y los rudimentarios laboratorios de 30 aos atrs se haban actualizado y transformado en muy eficientes y confiables para los mdicos, tanto para el diagnstico como para el seguimiento de las distintas patologas.

La segunda gran revolucin del siglo XX producida por la robotizacin, la informtica y las telecomunicaciones se afianz en el mundo a partir de los 80. Este gran progreso tecnolgico en el rea de los anlisis clnicos impact en la Argentina desde principio de los 90 y gener una crisis, que an hoy persiste, en la profesin bioqumica. El espectacular desarrollo tcnico-industrial hizo que los procedi-mientos de laboratorio pasaran de hacerse con reactivos y mtodos artesanales a procesarse en los complejos equipos automticos actuales. El bioqumico sufri un desposeimiento de sus funciones profesionales tradicionales por la extrema simplificacin de la mayora de las tareas analticas, dadas por la automatizacin, la robotizacin y las nuevas tecnologas. Los nuevos equipos automticos realizaban, ms y mejor, las tareas que hasta ese momento eran la razn de ser de estos profesionales. En esas condiciones, los bioqumicos, que tenan centrada su formacin y su ejercicio profesional en la determinacin analtica, resuman su trabajo a recibir solo la orden mdica, programar los equipos para la realizacin de la determinacin analtica y entregar el informe. En esta forma de hacer las cosas, el primer contacto entre bioqumico y paciente, era el lquido biolgico que llegaba al laboratorio para su procesa-miento. De esa poca data, la diferen-ciacin, hoy totalmente aceptada de las tres etapas del anlisis clnico: la preanaltica, la analtica y la posanaltica.

2. La situacin actual de la Profesin Bio-qumica.

Ya en el siglo XXI, y con la profesin bioqumica argentina sumergida en la desazn y con un sentimiento de fracaso, sobrevino una nueva crisis econmica mundial que provoc otros cambios sociales. Esta nueva sociedad que emerge en nuestro pas en el nuevo milenio, se caracteriza por ser una sociedad con capas sociales con diferente poder adquisitivo, con una mayor expectativa de vida para toda la sociedad, con demandas de mayor informacin, y de una adecuada atencin. En todo el campo de la salud, ms y mejores servicios son absolutamente requeridos, lo que obliga a las organizaciones, a las empresas y a los profesionales, a realizar profundos replanteos y re-ingenieras a fin de adaptarse a las nuevas condiciones.

Por otro lado, el embelesamiento de las reas de la administracin con el cre-cimiento tecnolgico y con la disponibilidad de datos numricos provistos por los sistemas informticos, pronto modific a la economa de la salud, que pas a dedicarse al estudio y la aplicacin de una gestin puramente econmica, con una gran importancia del registro del costo, del abaratamiento del servicio y del costo por anlisis.

Es entonces que nace el laboratorio clnico que se podra llamar industrial o megalaboratorio-industria, que consti-tuyen los laboratorios clnicos actuales. Estos laboratorios, as como estn planteados, implementan un modelo basado en lo que podramos llamar modelo de productividad analtica, cuyos fines son la produccin industrial automa-tizada de los datos analticos, la obtencin de un beneficio econmico, y la continua bsqueda del abaratamiento de costos. Este modelo de productividad analtica se obsesiona en la robotizacin, que es una estrategia razonable y til, pero no un fin en si mismo. (2)

Sin embargo, la medicina asisten-cial, en un paso sucesivo al anterior, se enriquece desde una perspectiva racional y humanstica y se comienzan a analizar otros factores en la provisin de salud, se deja de ver con la miopa de la disminucin del costo por prueba, y se habla de lo verdadera-mente importante la real utilidad clnica del dato analtico. En las nuevas ideas importan los costos intiles agregados a los servicios asistenciales y derivados de la no calidad biodiagnstica de las determi-naciones efectuadas. La nueva concepcin de una medicina gestionada o de una gestin clnica destaca la importancia de los profesionales de la salud y considera que todas las actuaciones de los mdicos y de los dems profesionales sanitarios, deben ser controladas continuamente y auditadas peridicamente para minimizar desvia-ciones o excesos en los actos mdicos, incluyendo los exmenes solicitados. Son los profesionales de la salud, entonces, quienes deben aplicar continuamente sus conocimientos para lograr la economa de la salud y la gestin de salud. (3)

Resulta entonces natural que el crecimiento y desarrollo tecnolgico estn aplicados con criterio cientfico-tcnico por profesionales que conocen los funda-mentos de dicho desarrollo, el uso ade-cuado de las tcnicas analticas disponibles y la aplicacin de los anlisis hechos a la clnica de los pacientes. Esta nueva profe-sionalizacin de la profesin bioqumica implica promover el uso racional de los recursos, tanto tcnicos como humanos, pilares fundamentales de toda institucin, para evitar gastos superfluos con determinaciones bioqumicas y estudios mdicos que resultan intiles en el proceso de arribo a un correcto diagnstico.

Esta nueva visin mdico-asisten-cial aporta a la crisis bioqumica, ya que hoy se exigen mayores conocimientos para el desempeo del rol cientfico-profesional del bioqumico. As, se demandan conoci-mientos que estn relacionados con las nuevas reas analticas y de actuacin profesional, con una gran demanda de informacin acerca del aumento de oferta de pruebas diagnsticas y de la evolucin y refinamiento de los anlisis existentes, por la mayor capacidad analtica y el avance tecnolgico. As como tambin se le exigen al bioqumico nuevos roles como profesional de la salud, ya no alcanza con obtener el dato analtico en el laboratorio y entregarlo, tampoco alcanza la frase pregntele a su mdico, que l le va a explicar.

La sociedad de servicios de este nuevo milenio demanda del bioqumico clnico al mismo tiempo, una evaluacin de los datos obtenidos con la mxima calidad analtica y una comunicacin responsable de la informacin clnicamente til al mdico y al paciente. Dentro de la natural evolucin de las ideas de la sociedad actual en el campo de la salud, se estn conside-rando, como mbitos naturales de la accin profesional bioqumica: la incorporacin del bioqumico como agente sanitario en la atencin primaria de la salud de la poblacin y la necesidad de que provea una opinin autorizada en las consideraciones de la medicina basada en la evidencia. La actual complejidad de los servicios de anlisis clnicos hace necesario que los bioqumicos estn preparados para la gestin empresarial del laboratorio de anlisis clnicos y de las entidades e instituciones de salud en la que operan laboratorios de anlisis clnicos, para adecuar la calidad analtica, el servicio profesional y el gasto al presupuesto.

3. Legislacin Vigente.

Es inevitable que el anlisis de los cambios sociales y tecnolgicos a lo largo del siglo XX nos haga reflexionar sobre la evolucin del ejercicio de las distintas profesiones y particularmente de aquellas cuyo ejercicio contribuye al bienestar general de la poblacin, y que en nuestro pas ahora se denominan profesiones de inters pblico, siguiendo la letra del artculo 43 de la Ley 24.521 o Ley de Educacin Superior (1995). Esta distincin de inters pblico aparece frente a la necesidad de asegurar a la sociedad un ejercicio profesional responsable en aquellas profesiones cuyo ejercicio defectuoso pueda generar un riesgo directo a la salud, la seguridad, los derechos, los bienes o la formacin de los habitantes. La Ley 24.521 distingue claramente entre las profesiones reguladas por el Estado (arts. 42 y 43) y las no reguladas (slo el art. 42). Entre las profesiones reguladas por el Estado y por Resolucin Ministerial se incluyen las que corresponden a los ttulos de Mdico, Ingeniero (con 21 especia-lidades), Farmacutico (o Licenciado en Farmacia) y Bioqumico (o Licenciado en Bioqumica). En cada caso se fijan para cada carrera: los contenidos curriculares bsicos, los criterios de intensidad de la formacin prctica, la carga horaria mnima por rea y por ciclo, los estndares de acreditacin y la fijacin de actividades profesionales reservadas al ttulo universitario.(4)

En el ao 2000, la Comisin Direc-tiva de la Asociacin Bioqumica Argentina (ABA) fue invitada por el entonces Ministerio de Salud, a travs de su Subsecretaria de Planificacin, Control, Regulacin y Fiscalizacin, a formular observaciones al proyecto sobre la normatizacin de la actividad bioqumica. La ABA respondi expresando su bene-plcito y la agradable sorpresa generada por el proyecto, que se constituy en un logro importantsimo muy festejado por el sector, ya que se daba al bioqumico preeminencia en el ejercicio profesional en la direccin tcnica del laboratorio de bioqumica clnica, en la jefatura de seccin corres-pondiente y en otras funciones equiva-lentes, sobre cualquier otro profesional, incluyendo a los mdicos, y se formularon observaciones en cuanto a situaciones de ejercicio profesional especfico.(5)

A sabiendas de que se omite mencionar muchos actores intervinientes en lo que evidentemente fue un camino largo y duro de transitar (debido a que no es el nimo de ste artculo profundizar en el tema), se lleg a la promulgacin de la Resolucin 565/04 del Ministerio de Educacin, Ciencia y Tecnologa en la que se establecen los contenidos curriculares bsicos para la carrera de Bioqumica y adems se enumeran, en su Anexo V, las ACTIVIDADES PROFESIONALES RESERVA-DAS AL TTULO DE BIOQUMICO, otro hito en la historia de la profesin. El listado de las mencionadas incumbencias se encuentra incluido al final del presente texto 6 (Ver anexo I).

Un reciente relevamiento acerca del ejercicio profesional bioqumico actual en Latinoamrica informa que, con el nmero de egresados, residencias y puestos de laboratorio disponibles, un bioqumico atiende aproximadamente a 1.850 habitantes y que la Argentina est ocupando el primer lugar en cuanto a la relacin del nmero de profesionales respecto de la poblacin, en comparacin con los pases desarrollados. Tambin advierte que si se considera el promedio de egresados en la Argentina, alrededor de 675 bioqumicos/ao, y el nmero de residencias ofertadas, 76 vacantes anuales, son muy pocas las posibilidades de acceder a un rgimen de excelencia de posgrado para afrontar la prctica profesional bioqumica.(7)

Esta situacin se suma a que el ejercicio profesional bioqumico requiere en el siglo XXI, nuevas miradas y nuevos entrenamientos y el desarrollo de nuevas capacidades, anteriormente no requeridas. La problemtica descripta, se hace sentir tanto en los bioqumicos en ejercicio como en los recientes graduados, ya que la enseanza de grado normalmente genera una brecha entre los contenidos enciclo-pedistas de los planes de estudio y el ejercicio profesional especializado. La brecha tambin se da entre el enfoque tradicional del proceso de enseanza y aprendizaje y las necesidades para el ejercicio profesional de los futuros egresados.

4. Repensar el Ejercicio Profesional.

El proceso de industrializacin de la fabricacin del medicamento, ocurrido a partir de 1920 e incrementado despus de la Segunda Guerra Mundial, ha sido responsable de profundos cambios en el ejercicio de la profesin farmacutica. Sin embargo, y en estos ltimos aos el ejercicio profesional farmacutico se ha enriquecido notablemente, con las especializaciones en farmacia industrial, farmacia hospitalaria, y farmacia clnica y Atencin Farmacutica, esta ltima rea o especialidad es la que hoy le brinda al farmacutico de los hospitales y de la farmacia oficinal la gran oportunidad de recuperar un papel social protagnico.(8)
[+] Descargar documento relacionado     

Copyright 2013 - Revista Bioanalisis de Grupo Bio SRL - Rodriguez 8087 Carrodilla Mendoza - Argentina Tel. (54 261) 4363473
Todos los derechos reservados - Términos y condiciones legales - Seguinos en - Descarga de intérpretes PDF