Ejemplares   Suscripción   Educación a distancia   Sobre Revista  Contáctenos

::Revista Bioanalisis::

 

 

 




 

 Novedades  
 
25º Aniversario de ETC internacional
  Ver
 
VALOR DEL SEDIMENTO URINARIO EN EL DIAGNÓSTICO DE MALACOPLAQUIA
  Ver
 
Epidemiología, diagnóstico y tratamiento de la trombosis venosa profunda de las piernas y de la embolia pulmonar
  Ver
 
Descubren una bacteria intestinal que genera fragmentos tóxicos del gluten
  Ver

 ACCESO A USUARIOS

  Usuario
 Contraseña
 Olvidó su contraseña? Haga click aquí
 Aún no es usuario? Suscribase aquí
 Recibe la edición impresa, pero no tiene usuario y contraseña.Haga click aquí

 Ejemplares

Novedades Buscador de Notas Agenda de Curso y Congresos Bioagenda Publique su investigación Escribe el lector

 Suscripción

Edición Impresa Web ( solo fuera de Argentina)

 Educación a distancia

Cursos Centro de encuentro de profesionales
   


 Sobre Revista Bioanálisis

Staff Características de la publicación Distribución de la publicación Espacios Publicitarios Contáctenos

Revista Nº 37 Enero - Febrero 2011

Sumario Editorial Diagnstico Bioqumico Investigacin Entrevista Bioqumica Empresarial Gacetilla Agenda Arte Bioagenda

Gacetilla


VIH/SIDA: Bioqumicos... solo dentro del laboratorio? Todos somos responsables de lo que no tratamos de impedir

Autor: Dr. Ignacio Aguirre Bioqumico Coordinador de Adolescentes Contra El Sida (ACeS). Miembro del Programa Provincial de Sida y de la Comisin Provincial de Sida. Ex Presidente de la Sociedad Argentina de Sida, Filial Crdoba E-mail: nachoaguirre@arnet.c

Hace 27 aos (1981) el mundo despertaba al conocimiento de la mayor epidemia que ha tenido que enfrentar no solo la ciencia sino la humanidad toda. Una epidemia que excede con creces el campo de la salud extendindose al terreno de lo tico, lo jurdico, lo econmico pero por sobre todo lo social, minando los ya debilitados sistemas de salud de diferentes pases, en especial de aquellos en desarrollo, un problema que ha socavado las estructuras bsicas de nuestras sociedades: el SIDA

Cual ha sido la respuesta de gran parte de nuestra sociedad ante semejante desafo?: el Silencio y la Indiferencia. Las consecuencias?: un creciente nmero en las infecciones por HIV a lo que se agregan otras problemticas sociales como por el embarazo adolescente, el alcohol y la droga, solo por citar los mas acuciantes.

Sin embargo, algunos optamos por una actitud de compromiso. Cremos que haba llegado la hora de intentar algo diferente, partiendo de la realidad tal cual es, apartndonos de este voluntarismo suicida en lo relacionado con una enfermedad hasta hoy incurable, pero absolutamente prevenible. Nuestro primer obstculo, patrimonio de estos tiempos, es que esta cultura de la prevencin ha estado signada por la ausencia: el VIH/SIDA se convirti en lo que es cobijada bajo prejuicios, miedos y tabes.

As como es inimaginable una solucin al problema del SIDA sin la medicina, tampoco la solucin saldr solo desde la medicina.

Y es sta la razn por la que me propuse este intento de acercamiento a mis colegas bioqumicos. Estoy convencido que como gente vinculada a la salud, aun sin ser mdicos, no es poco lo que podemos hacer para ayudar a detener la epidemia.

Somos seres socialmente inserta-dos antes que profesionales. Hemos llegado a serlo por nuestro esfuerzo personal de estudio y sacrificio, no tengo dudas de ello, pero adems porque recibimos cotidia-namente de nuestros pacientes, de nuestra gente, no solo su remuneracin econmica sino su reconocimiento cuando no su afecto. Creo que lleg la hora de devolver, aunque sea en parte, semejante legado.

Muchos de Ustedes. se pregunta-rn cmo hacerlo. Permtanme algunas ideas que no son solo mas, sino de la Fundacin Husped, prestigiosa ONG de la Ciudad de Buenos Aires: comenzando por nosotros mismos. Por qu no hacernos la prueba de VIH para, en caso de dar positivo, acceder a controles y tratamientos que en nuestro pas son gratuitos. Por qu no estimular a toda mujer embarazada con la que tengamos contacto a realizarse el anlisis de VIH para, en caso de ser positivo, evitar la transmisin a su beb. Por qu no recordarle a los mdicos conocidos que pueden tomar la iniciativa y ofrecer a sus pacientes que se testeen y ayudar as a obtener un diagnstico temprano y ofrecer un tratamiento oportuno.

Por qu no escuchar a los nios, adolescentes y jvenes. Or lo que sienten que es importante para sus vidas para as entablar un dilogo sobre cuestiones en lo atinente a la sexualidad y el HIV/SIDA. Podremos as aprender, los nios de los adultos y de otros nios, los adultos de los nios y de otros adultos, las personas que viven con VIH de las que no, todos en cuestiones como el respeto, la participa-cin, el apoyo, la tolerancia y la proteccin contra la infeccin por el VIH y contra el estigma del SIDA. Ser posible entonces, vivir en un mundo en donde se infecten menos personas por el VIH y en el cual los nios y jvenes con el VIH o con el SIDA puedan crecer sin discriminacin.

Podemos empezar a confrontar el estigma y la discriminacin que rodean al VIH, desafiando la ignorancia y la negacin que los causan. Recurrir al coraje poltico para luchar contra la desigualdad de gnero, la homofobia y la pobreza que continan potenciando esta epidemia.

Debemos recordar a las millones de personas que ya no estn por causa de esta epidemia, para ellos ya es tarde, sin embargo, son muchos ms los que pueden y merecen tener una oportunidad, esa oportunidad que solo puede dar la educacin, la misma que permitir a nuestros chicos llegar al da de la cura con vida y sin el VIH.

Como nos sucediera a tantos mili-tantes de esta causa, recibirn cuestio-namientos de ndole moral. Les pregunto: que puede haber ms inmoral que dejar que se infecten miles de jvenes cuando tales infecciones se podran haber evitado. Los estoy invitando a ser parte de la solucin y no del problema, como lo seramos si continuamos con tanta indiferencia. S que estos son temas difciles de plantear, pero el no hacerlo es una conducta casi criminal por inaccin.

Mientras en el seno de nuestra sociedad, seguimos considerando al sida como problema de unos pocos, cerca de 10.000 nuevas infecciones se producen cada da en el mundo, en su mayora en los pases en desarrollo como el nuestro. Cabe preguntarnos: cuntos chicos ms debern infectarse, a qu nmero debern llegar los enfermos, qu cantidad de muertes debern producirse por SIDA para que entendamos que el sida es una enfermedad producida por un virus y no un juicio moral. Cunto tendrn que esperar las mujeres para alcanzar el estatus del hombre. Durante cunto tiempo ms vamos a tolerar un mundo en el que solo unos pocos afortunados tengan una atencin mdica humana y digna. Cuntos jvenes tendrn que morir de ignorancia antes que el mundo adulto deje de simular que dichos jvenes no tienen sexo.

Las respuestas a estas, como a muchas otras de las cuestiones que el SIDA no gener, sino que sac a la superficie, slo podrn salir de una sociedad que sea capaz de dejar de lado la discriminacin, la indiferencia y la negacin transformndolas en actitudes solidarias, compromiso social y amor por nuestros semejantes.

Para finalizar, quiero agradecerles a Ustedes por hacerse eco del tema e invitarte a vos, Dra., Dr., Colegas Bioqumicos que acaban de leer esto que no tiene otro origen que el corazn de alguien que est tan preocupado como esperanzado, a sumarte a este desafo, a unir fuerzas, a mirar al SIDA como una enorme oportunidad, la de construir una sociedad no slo ms digna y justa, sino por sobretodo ms solidaria, a pensarlo como la enorme y hermosa posibilidad de pelear por ese don nico, precioso llamado vida. Lo que est en juego es, nada ms y nada menos que el Futuro, sobre todo el de las futuras generaciones, ese futuro que suena lejano, pero que se construye desde el hoy, el ahora, el Futuro tuyo, el nuestro, el de todos.

Dijo alguna vez Jean Paul Sartre: todos somos responsables de lo que no tratamos de impedir.

Necesitamos de tu ayuda, muchos te necesitan, y te lo reclaman an desde el silencio ensordecedor que rodea al sida para que juntos podamos romperlo. Vos tens la palabra

Copyright 2013 - Revista Bioanalisis de Grupo Bio SRL - Rodriguez 8087 Carrodilla Mendoza - Argentina Tel. (54 261) 4363473
Todos los derechos reservados - Términos y condiciones legales - Seguinos en - Descarga de intérpretes PDF