Ejemplares   Suscripción   Educación a distancia   Sobre Revista  Contáctenos

::Revista Bioanalisis::

 

 

 




 

 Novedades  
 
VALOR DEL SEDIMENTO URINARIO EN EL DIAGNÓSTICO DE MALACOPLAQUIA
  Ver
 
Epidemiología, diagnóstico y tratamiento de la trombosis venosa profunda de las piernas y de la embolia pulmonar
  Ver
 
Descubren una bacteria intestinal que genera fragmentos tóxicos del gluten
  Ver
 
Un análisis de saliva podría diagnosticar el asma
  Ver

 ACCESO A USUARIOS

  Usuario
 Contraseña
 Olvidó su contraseña? Haga click aquí
 Aún no es usuario? Suscribase aquí
 Recibe la edición impresa, pero no tiene usuario y contraseña.Haga click aquí

 Ejemplares

Novedades Buscador de Notas Agenda de Curso y Congresos Bioagenda Publique su investigación Escribe el lector

 Suscripción

Edición Impresa Web ( solo fuera de Argentina)

 Educación a distancia

Cursos Centro de encuentro de profesionales
   


 Sobre Revista Bioanálisis

Staff Características de la publicación Distribución de la publicación Espacios Publicitarios Contáctenos

Revista Nº 25 Enero - Febrero 2009

Sumario Editorial Diagnstico Bioqumico Investigacin Entrevista Bioqumica Empresarial Gacetilla Agenda Arte Bioagenda

Diagnstico Bioqumico


Protena C Reactiva. Un avance enb el pronstico de la injuria miocrdica.

Autor: Dr. Pablo A. Fernndez; Bioqumico, rea Qumica Clnica; Instructor de Residentes; Dpto. de Docencia e Investigacin. e-mail: docencia@emanlab.com.ar ; Laboratorio MANLAB







Introduccin

La Protena C Reactiva (PCR) se descubri hacia el ao 1930, fue la primera protena de fase aguda que se describi, durante la etapa aguda de la neumona neumocccica. Su nombre deriva de la capacidad para precipitar al polisacrido somtico C del Streptococcus pneumoniae. Durante mucho tiempo, se consider y utiliz a la PCR slo como un marcador sistmico de inflamacin, ya que aparece aumentada en procesos inflamatorios, infecciones, traumatismos, quemaduras, infartos tisulares y neoplasias; niveles superiores a 1 mg/L son indicativos de una respuesta inflamatoria aguda.
A partir de 1996, comienza a considerarse a la PCR como marcador de disfuncin endotelial y aterosclerosis. Cantidades de PCR de entre 1 y 10 mg/L pueden considerarse relacionadas con riesgo de padecer, a plazos indefinidos, enfermedades coronarias.

La respuesta de fase aguda

Es un fenmeno fisiopatolgico de emergencia que aparece al desequilibrarse ciertos mecanismos homeostticos. La sntesis de PCR es inducida como respuesta al dao tisular, infecciones, procesos inflamatorios y neoplasias. Es producida principalmente por los hepatocitos, y su expresin est regulada por unas protenas producidas por las distintas poblaciones celulares del sistema inmune denominadas citoquinas, tales como: interleuquina 1 (IL1), interleuquina 6 (IL6), factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α).
La PCR se considera entonces un reactante de fase aguda; otros reactantes de fase aguda son: la sustancia amiloide A, el factor C3 del complemento, la alfa 1 antitripsina.

Los reactantes de fase aguda

Las protenas de fase aguda se pueden dividir en dos grandes grupos:
Protenas de fase aguda positivas (elevan su produccin durante la fase aguda).
Protenas de fase aguda negativas (disminuyen su sntesis y aumentan su catabolismo durante la fase aguda).

La PCR fue una de las primeras protenas de fase aguda positivas descriptas, pertenece a una familia de protenas cclicas pentamricas llamadas pentraxinas; est compuesta por cinco cadenas polipeptdicas de 23 KDa unidas no covalentemente. Otras protenas de fase aguda del grupo de las pentraxinas son: la alfa 1 glicoprotena cida, la sustancia amiloide A, la ceruloplasmina, y algunos factores del sistema del complemento.
Entre las PCRs de las diversas especies animales existen diferencias estructurales (glicosilacin diferencial) como tambin funcionales, sea la capacidad del organismo de regular la sntesis basal y de fase aguda de la protena, como tambin de sta de activar al sistema del complemento.

Propiedades de la PCR

La propiedad fundamental de la PCR es la de adherirse a los fosfolpidos de las membranas celulares, estimulando as la cascada del complemento para la opsonizacin de aquellas (se activa el factor C3b del complemento que se adhiere a las membranas celulares y as las opsoniza). Esta adherencia hace que, si la clula blanco, por ejemplo, es una bacteria, sus endotoxinas estimulen la liberacin de IL1, la que al mismo tiempo estimula en el hepatocito la produccin de PCR.
La PCR se une con alta afinidad a los residuos de lisofosfocolina, componente de la membrana celular de muchas clulas procariontes y de casi la totalidad de las clulas eucariontes, como as tambin a algunos otros ligandos autlogos y extrnsecos, lo que provoca la agregacin o precipitacin de aquellas estructuras celulares o moleculares que poseen estos ligandos. Estos ligandos autlogos pueden ser componentes de clulas apoptticas o de membranas celulares daadas, como fosfolpidos o partculas pequeas de ribonucleoprotenas o lipoprotenas plasmticas nativas o modificadas. Los ligandos extrnsecos incluyen a ciertos grupos de glucanos, fosfolpidos y componentes capsulares o somticos de microorganismos como bacterias, hongos o parsitos.
Un papel fisiolgico fundamental de la PCR es su participacin en la eliminacin de materiales autlogos, incluyendo a los fosfolpidos oxidados y a las clulas apoptticas. La familia de las pentraxinas est implicada en la remocin de dichas clulas durante los procesos inflamatorios. Se ha observado que un aumento en los niveles sricos de PCR tiene importantes efectos en la fagocitosis de las clulas apoptticas; participa en este proceso mediante diversos mecanismos:
1. Amplifica la activacin de la va clsica del complemento debido a su capacidad de unirse a la lisofosfocolina presente en la membrana de las clulas apoptticas, una vez que stas han presentado alteraciones en su organizacin.
2. Inhibe el ensamble de los componentes terminales del complemento (C5-C9) atenuando as la formacin del complejo de ataque a la membrana en la superficie de las clulas apoptticas y protegindolas de los procesos de lisis y necrosis.
3. Opsoniza, o sea, recubre junto con el componente C3 del complemento, las superficies de las clulas apoptticas, lo que favorece su fagocitosis por los macrfagos activados. Las clulas apoptticas inducen la expresin de citoquinas antiinflamatorias como el TNF-α. En contraste, las clulas necrticas promueven la sntesis de citoquinas proinflamatorias que llevan al desarrollo de respuestas inmunes adquiridas. En consecuencia, estos mecanismos trabajan en conjunto para remover las clulas apoptticas en un contexto antiinflamatorio, manteniendo un perfil de citoquinas antagonista a una respuesta proinflamatoria.
Esto explica por qu algunas deficiencias en la va clsica del complemento y de ciertas pentraxinas dan lugar a una remocin deficiente de clulas apoptticas y a un incremento en los procesos de necrosis con caractersticas similares a una respuesta de tipo autoinmune ( Gershow y col, 2000).

Proteina C Reactiva y riesgo cardiovascular

Uno de los aportes ms interesantes de las investigaciones sobre la inflamacin en la cardiopata isqumica ha sido el descubrimiento del significado pronstico de ciertos marcadores de inflamacin como la PCR. Su significado pronstico se ha observado tanto en pacientes sin evidencias clnicas de cardiopata isqumica activa, como en aquellos que se presentan con un sndrome isqumico agudo del tipo de la angina inestable.
Posterior a un infarto agudo de miocardio (IAM), existe una gran respuesta de PCR que refleja la extensin de la necrosis; la produccin elevada de PCR que sigue a una necrosis miocrdica corresponde a una respuesta de fase aguda tpica que se desarrolla ante la muerte celular e inflamacin subsiguiente.
La deteccin de un incremento en los niveles sricos basales de PCR en individuos aparentemente sanos, tiene un valor predictivo comparable al del colesterol total o al de las lipoprotenas de baja densidad LDL para el desarrollo de una futura isquemia. Niveles elevados de PCR en circulacin podran asociarse no solamente con IAM, sino tambin con una mayor incidencia de diversas manifestaciones clnicas relacionadas con la formacin de trombos arteriales, por ejemplo en embolias cerebrales y pulmonares.
Estudios recientes han demostrado que, a concentraciones considerables, la PCR participa directamente en el desarrollo de la enfermedad aterosclertica por su capacidad de depositarse en la ntima de las arterias, provocando la disfuncin del endotelio, la activacin de leucocitos y el paso de los mismos al interior...
[+] Descargar documento relacionado     

Copyright 2013 - Revista Bioanalisis de Grupo Bio SRL - Rodriguez 8087 Carrodilla Mendoza - Argentina Tel. (54 261) 4363473
Todos los derechos reservados - Términos y condiciones legales - Seguinos en - Descarga de intérpretes PDF